La tradicional sopa de cebolla

La receta de sopa de cebolla ha estado en el repertorio culinario de Francia durante tanto tiempo que es casi imposible saber cuándo se comió por primera vez. Sin embargo, este tradicional platillo pudo haber tenido su origen dentro del mercado de alimentos más grande del mundo en París, conocido como Les Halles, que fue fundado en 1135 por el rey Philippe-Auguste. Lo que comenzó como un simple mercado de alimentos al aire libre creció rápidamente. Con casi 25 hectáreas de puestos cubiertos, Les Halles atrajo a personas de todos los ámbitos de la vida: profesionales, vendedores y compradores de productos al por mayor para las florecientes industrias de restaurantes y abarrotes, pero también a la gente modesta, quienes hacían largas peregrinaciones para probar este alimento.

La sopa de cebolla ha sido popular desde la época romana. A lo largo de la historia, a menudo se la consideraba alimento para personas modestas, debido a la abundancia de cebollas y la facilidad para cultivarlas. La versión moderna de esta sopa llegó de Francia en el siglo XVII, elaborada con pan seco, caldo de res y cebolla caramelizada.

Cuenta la leyenda que la sopa fue inventada por el rey Luis XV. A altas horas de la noche, cuando estaba en su pabellón de caza, descubrió que solo tenía cebollas, mantequilla y Champagne como provisiones. Cocinó los tres ingredientes y preparó la primera sopa de cebolla francesa. Otras historias atribuyen la paternidad de esta especialidad al rey Luis XIV.

Nicolas Appert, inventor de las conservas, fue sobre todo cocinero y repostero. Además de aprender a cocinar con su padre, también hizo su aprendizaje en los mejores establecimientos de su país, en particular el hotel de La Pomme d’Or. Es en esta posada donde Stanislas Leszczynski, duque de Lorena y ex rey de Polonia, permanecía todos los años en el camino a Versalles para visitar a su hija, la reina María, esposa de Luis XV. Una vez en la corte, se hizo la fama de la sopa de cebolla.

Preparación: La sopa de cebolla se prepara dorando las cebollas fileteadas en un cuerpo graso. Se agrega vino blanco y agua, luego se deja hervir y cocer a fuego lento. Después se pone la sopa en tazones con crotones de pan y queso Gruyère rallado para posteriormente gratinarla hasta obtener una costra. Esta sopa se sirve caliente, en entrada.

En Au Pied de Cochon, Símbolo de la gastronomía francesa por excelencia, se puede disfrutar de este excelente e icónico platillo que jamás pasará de moda: Desde hace 20 años su receta sigue siendo la misma. Ven a consentir tu paladar con nosotros en un ambiente exclusivo, elegante y sofisticado con decoración art nouveau, donde te sentirás transportado a París. Preparada sin harina ni caldo de carne, puede ser disfrutada por toda persona que tenga alguna restricción alimenticia o alergia.

Conoce este y todos los restaurantes de Grupo Presidente.

¡Hasta la próxima!

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: